Historias y Memorias de un Cazaautógrafos

miércoles, 26 de noviembre de 2008

"Luchare para que pasen en Champions Atleti y Liverpool"

Hoy aunque me ha costado mas que nunca levantarme por porblemas personales me encontrado con una bonita noticia que aqui pongo de la persona que unio a estas dos grandes aficiones

"Fernando Torres"

Os pongo la entrevista del mundo deportivo


Liverpool es este año la capital cultural de Europa. Sigue siendo la ciudad de los Beatles. Pero al mítico grupo que empezó a tocar en el Cavern Club, de la calle Mathew, le ha salido un quinto miembro: Fernando Torres, 'the kid'. El ex capitán del Atleti se ha convertido en una referencia clara, en un ídolo muy querido y admirado para la fiel afición de Anfield que hasta le ha dedicado una canción.
¿Tanto cambió su vida al fichar por el Liverpool, el cambiar la Liga por la Premier?
Sí, radicalmente. No sólo a nivel futbolístico, si no en la mayoría de aspectos de mi vida. Da igual las cualidades que tengas como jugador. Fichar por el Liverpool es algo especial, tiene una repercusión enorme que te afecta totalmente y para bien. Es como una gran caja de resonancia de todo aquello que hagas dentro y fuera del campo. Entrar en un gran club como el Liverpool no es lo mismo que estar en el Atleti, el equipo de mi vida, pero que a nivel internacional no posee el mismo impacto. Hoy por hoy, la Premier League está por delante de la Liga española, eso es un hecho contrastado. La Premier la conocen en todo el mundo, saben venderla como pocos en Asia, en todo el mundo. Recuerdo cuando era pequeño que era el calcio y hasta la Liga española los campeonatos más seguidos.
Hasta en España
Sí, me lo cuentan mi familia y mis amigos, que TVE da muchos partidos del Liverpool y de la Premier, que son muy seguidos en todo el país.
Ha firmado usted un año de ensueño, tanto en el Liverpool como con España…
He tenido la suerte de llegar al Liverpool en un momento de claro crecimiento, de expansión. Y ha coincidido con una temporada importante para los 'reds' y para España, no me puedo quejar. Me ha cambiado la vida y de qué forma. Ganar la Eurocopa, con gol mío, fue el broche a un año que debía ser de plena adaptación y que acabó a lo grande. El reconocimiento que he recibido por parte de la afición del Liverpool, en la Premier, a nivel internacional, es mi mejor premio.
Le habrá ayudado el hecho de llegar a un Liverpool en que usted no era el principal foco de referencia como en el Atlético
Sí, eso ayuda. Si te sientes el centro de todo aunque no quieras reconocerlo, eso afecta. Lo notas en cada paso que das, en la calle, en los medios de comunicación, en tu propio entorno. Tienes mucha responsabilidad. Aquí, por fortuna, ha sido diferente desde el primer momento. El fútbol no es un deporte individual, la responsabilidad debe recaer entre todos, dividirse entre todos los componentes del equipo, no en uno u dos futbolistas en especial, se trate de quien se trate . En el Liverpool cuando llegué había grandes jugadores que eran referencia en el club y entre la afición. Quieras o no eso te ayuda, como tener amigos, a los que conocía de convivir en la selección española, como Pepe Reina o Xabi Alonso que ya estaban integrados en el equipo, como en la ciudad de Liverpool, en la forma de vivir de los ingleses.
¿Qué le motivó en especial para dar el paso definitivo y fichar por el Liverpool?
Quería llegar a un club como el Liverpool, aprender de jugadores como Steven Gerrard al que siempre he admirado no sólo como jugador, sino también como lleva un vestuario. Nadie debe olvidar que yo llevé el brazalete de capitán del Atlético con 19 años y no tenía ni idea de qué hacer, no tenía experiencia, no había jugado grandes competiciones, no sabía que decirles a gente como Albertini o Sergi. Yo quería aprender, estar rodeado de grandes jugadores que te traspasaran esa experiencia y en el Liverpool con Gerrard, Carragher o compañía lo estoy logrando.
Ser capitán en un club inglés es muy diferente
En España, el capitán tiene que preocuparse de tantas cosas que no da el abasto. Aquí es diferente, en la mentalidad del fútbol inglés, el capitán lo que debe hacer es dar ejemplo, ni más ni menos, con lo que ello representa para sus compañeros. Steven Gerrard es un espejo en el que mirarse: llega siempre el primero a los entrenamientos, es el que más trabaja en cualquier ejercicio, el que más se sacrifica en los partidos…Los demás debemos seguirle ciegamente, desde los que hemos llegado de fuera como yo, a los chicos de la cantera. Además, es un crack que sigue en el Liverpool a pesar de todas las multimillonarias ofertas recibidas. Es un capitán al que sigues con los ojos cerrados y fielmente.
Cuénteme un secreto: ¿Cómo fue la negociación con el Liverpool?
Cada año había ofertas, hablaban con mis representantes, las estudiábamos, eran grandes clubs pero no acababa de decidirme, de ver esa oportunidad definitiva. Yo estaba convencido de que cuando me tuviera que marchar, cuando llegara ese club, lo sentiría. Y debo confesar que yo siempre les había preguntado cosas amis amigos y ahora compañeros Pepe Reina y Xabi Alonso, cuando coincidíamos en la selección española, cosas sobre el Liverpool porque era un equipo que me tiraba desde siempre, me gustaba la relación que tenían los futbolistas con los aficionados, el ambiente de Anfield, la historia, como han caído, como se han levantado...
¿Quién le contactó?
Tras la final de la Champions League que perdió el Liverpool ante el Milan, me llamó Rafa Benítez al móvil y hablé con él. Te confieso que, al principio, pensaba que se trataba de una broma, que era algún imitador que me llamaba. No le decía nada, estaba muy frío. Luego telefoneé a Pepe Reina para comprobar si, efectivamente, el número del que me habían llamado correspondía al mister del Liverpool, que era el auténtico Rafa. La primera sensación que se debió llevar Benítez no debió ser demasiado buena, supongo. El caso es que mantuvo su ofrecimiento para mi suerte. No dudé demasiado, era la oferta definitiva que esperaba, de la que le hablaba antes.
¿Qué le decidió?
El Liverpool había ganado la Champions el año anterior, que un gran club apostase por ti pudiendo elegir entre otros muchos, que estuviera dispuesto a pagar una suma importante de dinero por tu fichaje, que es un riesgo porque no saben como puedo adaptarme a la Premier, porque era muy joven... Sumas todo y no puedes dudar, es un honor fichar por los 'reds' del Liverpool.
¿Cuándo tomó la decisión de irse del Manzanares?
Fue una suma de cosas, de situaciones, de vivencias, un montón de puñaditos que, al final, hacen una montaña y ya no hay vuelta atrás. Muchas veces debes renunciar a todo y empezar de cero, irte a otro sitio. Reconozco que sí, que el día del 0-6 del Barça me hizo mucho daño, me dejó 'tocado'. Ese día fue importante para tomar la decisión. Luego la llamada de Rafa (Benítez) fue una puerta que se abría cuando todo parecía perdido. Eso sí, yo me fui con la conciencia muy tranquila, de que he defendido al Atleti con todo, que me he dejado la vida por los colores rojiblancos, por el equipo en el que jugué desde niño. Y se que la afición del Atlético lo sabe y lo valora.
El fútbol inglés parece creado para que usted explote sus cualidades
La Liga inglesa es diferente a todas. No creo que sea fácil adaptarse a ella y, una vez lo consigues, creo que es muy difícil poder volver a jugar bien en otro campeonato, incluso del que procedes. Aquí en la Premier vas al campo del último de la clasificación y te ponen un campo perfecto, el césped como una alfombra, las gradas llenas y el equipo contrario, aunque lleve sólo dos puntos sobre 40 posibles, te sale a jugar al fútbol.Encima pierden y su afición les aplaude a rabiar. Eso sólo pasa en el fútbol británico. En España, te ponen la pintura tarde, el campo seco, la hierba alta…Aquí el respeto al fútbol está por encima de todo.
No todo debe ser perfecto en el fútbol inglés
Me he dado cuenta que salvo los cuatro grandes y poco más, no se trabaja a nivel táctico, que se juega como antes, todos en busca del gol de la forma más directa posible, se dedican a correr y luchar que no es poco. En el Liverpool se nota el trabajo de Rafa Benítez, como en el Arsenal el de Arsene Wenger, Scolari en el Chelsea o Ferguson en el 'Man United'. Son equipos trabajados, que dominan la estrategia, que juegan en bloque, en los que la táctica es muy importante.


Yo no le hecho en cara nada por que un jugador como el que cada partido se partia el pecho por el Atleti merece mi respeto y mi admiracion yo le he visto muchas veces en persona y nunca le he visto un mal gesto



Agenda de Atletico de Madrid y Liverpool en los proximos dias
Atletico de Madrid 26-11-08 (Champions)
Atletico de Madrid-Psv (a Puerta cerrada por el fantoche de Platini)
Liverpool Lfc 26-11-08 (Champions)
Liverpool Lfc-Olympique de Marseille

2 comentarios:

pablo dijo...

¿Qué le vas a echar en cara? No se le puede reprochar nada. Jugó en el Atleti y se marchó cuando quiso (o cuando quisieron), cada uno es libre de elegir su destino. Para mí no hay nada más grande que jugar en el Atleti, pero para él no hay nada mejor que el Liverpool. Nos quiere y nosotros le queremos. La vida sigue y Torres volverá, estoy seguro.

Un abrazo, Jorge.

JOSÉ I. FERNÁNDEZ dijo...

"Cada año había ofertas, hablaban con mis representantes, las estudiábamos, eran grandes clubs pero no acababa de decidirme, de ver esa oportunidad definitiva. Yo estaba convencido de que cuando me tuviera que marchar, cuando llegara ese club, lo sentiría...".
Toda una vida diciendo que su objetivo era jugar la Champions con el Atleti, ganar un título que de verdad sintiera, y ahora nos cuenta que cada año estudiaba las ofertas, pero no veía "la oportunidad definitiva". Es decir, que siguió con nosotros porque no encontraba nada mejor. Como el que está cansado de su novia, pero no la va a dejar hasta que encuentre a otra mejor...
En fin, a mí me decepcionó mucho Torres en su salida y lo sigue haciendo con muchas de sus declaraciones porque no mantiene una coherencia.
El discurso actual de Torres no casa con el que nos tragábamos de él cada año, cuando creíamos que era alguien especial por renunciar al dinero, a la fama y a los títulos de otro lado por el amor a unos colores.