Historias y Memorias de un Cazaautógrafos

martes, 10 de mayo de 2011

Curtido en Mil Tintas: Alberto Górriz


Está sección como ya sabeis dejo que algunos de los "compañeros" de hobbie nos cuentan historias que les han ocurrido. Hoy os dejo el día que Jesús se encontro a Alberto Górriz, seguro que os gusta.



Desde siempre el Viernes Santo para mí ha sido un día de aburrimiento y de no saber que hacer, ya que casi todos los sitios donde puedes ir a distraerte y a desconectar están cerrados. El de este año iba a tener la misma pinta que el de años anteriores, pues bien, no fue así. Resulta que días antes nos enteramos de que la selección nacional SUB19 regresaba precisamente ese día de tierras lusas tras disputar el Torneo Internacional de Oporto, y que mejor manera de matar el aburrimiento que irse de procesión al Aeropuerto de Barajas para seguir aumentando la colección con, probablemente, futuras estrellas del fútbol español.

Nos encontrábamos charlando en la T4 mis dos compañeros de firmas y yo, mientras que esperábamos a que aterrizara el vuelo que iba a traer a la capital de España a los jugadores de la selección, cuando uno de ellos nos dice que estaba pasando en ese momento por detrás de mí el mítico Górriz. Si señores, nada más y nada menos que Alberto Górriz, aquel gran central de la Real Sociedad y en la cual militó desde la temporada 78/79 hasta la 92/93 conquistando las ligas de la 80/81 y 81/82 y también la Copa del Rey de la temporada 86/87 frente a un rival que ahora no viene al caso. Nada más avisarnos de la presencia de este exjugador, mi otro compañero y yo no lo dudamos y nos fuimos a pedirle un autógrafo. Al acercarnos a él, le pregunté que si era Alberto Górriz, para romper un poco el hielo, a lo que él me contesto bastante sorprendido que sí. A continuación, le pregunte que si nos podía firmar un autógrafo y él accedió encantado y muy ilusionado. Mientras nos lo firmaba, nos contó que venía a Madrid de vacaciones junto a su mujer, que en ese momento le acompañaba. Al terminar ambas firmas, le dijimos que si se podía hacer una foto con cada uno de nosotros, a lo que tampoco puso ningún problema. Una de las anécdotas es que mientras que mi compañero intentaba sacar de un bolsillo de su cazadora con bastante dificultad la cámara de fotos, la esposa de Górriz que le vio bastante apurado ya que llevaba aun en la mano el bolígrafo y una carpeta pequeña en la cual se había guardado el autógrafo, le dijo que le dejara a ella las cosas y así le iba a resultar más fácil sacar la cámara y hacer las fotos. Tras retratarnos con él y desearle unas felices vacaciones emprendimos el camino de vuelta al lugar donde se había quedado mi otro compañero, pero a los pocos metros recorridos, escuchamos a Gorriz que le decía a su mujer: “¡Que ilusión me ha hecho!”. Comportamientos como aquel y palabras como aquellas son las que te hacen que aun tengas un poquito de ilusión por seguir en el mundo del autógrafo, en el que te encuentras con tantos jugadores endiosados, estúpidos y sin humildad alguna que hacen que más de una vez te replantees la opción del colgar el Pilot.

4 comentarios:

David Sardinero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
JOSE I. FERNÁNDEZ dijo...

Una vez retirados, los jugadores son mucho más amables y accesibles.
El verdadero valor y la simpatía de la persona se ve cuando aún son "Dioses", después, fuera del foco, es más normal que les haga ilusión. Y más lejos de su tierra.

¡Grande Gorriz!

Rector dijo...

Por razones que no vienen al caso conozco bastante bien a Alberto Górriz y puedo dar fe de que es una de las mejores personas que he conocido, además de eximio futbolista. Y aunque en Madrid pueda pasar desapercibido, les aseguro que en Irún sigue siendo una institución y la gente lo sigue parando cada cinco minutos.

maria jose sandino aguilera dijo...

Hola me gustaria intercambiar enlaces por medio de un ariculo de calidad relacionado a la tematica de su sitio, si es de su interes por favor contacte conmigo para mas detalles.

Mary,
Un saludo